CREMA DE ZANAHORIA Y JENGIBRE

Después de un paréntesis sin publicar ninguna receta, aquí estoy de nuevo. En el tiempo que he estado ausente, he estado descubriendo la cocina sana y natural, y voy a seguir esta pauta a la hora de cocinar a partir de ahora, pero sin dejar de lado la comida no tan sana, pero que está muy rica.

Lo que hoy os propongo es una sencilla crema de zanahorias con el toque del jengibre que le da un sabor único y diferente. El jengibre es un ingrediente que hasta hace poco no usaba para nada, pero que ahora uso con bastante asiduidad.

A partir de ahora voy a usar ingredientes que ni siquiera sabía de su existencia, con lo que voy a descubrir nuevos sabores de manera sana y saludable. Ese es mi reto a partir de ahora, poneros recetas ricas y saludables a la vez.

Espero que disfrutéis de la crema tanto como lo hice yo.

crema-de-zanahoria-y-jengibre

Ingredientes

5 zanahorias grandes

1 puerro

1 rodaja de 2 cm de jengibre fresco

Caldo de verduras

Aceite de oliva y sal

 

Preparación:

1 – Limpiamos bien el puerro y lo cortamos en medias lunas. Lo ponemos a pochar en una olla baja con un poco de aceite de oliva.

2 – Pelamos y cortamos las zanahorias y las agregamos a la olla. Hacemos lo mismo con el jengibre, el cual rallaremos antes de incorporarlo a la olla. Dejamos que se rehogue todo para que el jengibre suelte todo su aroma.

3 – Agregamos el caldo de verduras y dejamos hervir durante unos 25 – 30 minutos.

4 – Trituramos muy bien sin que queden grumos y listo.

Espero que os guste.


PATE DE CHAMPIÑONES Y NUECES

Hoy os traigo otra receta vegana/vegetariana. En contra de lo que mucha gente piensa o cree, las personas que practican el vegeterianismo o el veganismo no están tan limitados.

Es verdad que los veganos lo están un poco más, ya que un huevo te arregla una cena… pero la cuestión es que me estoy dando cuenta que simplemente cambian los ingredientes para conseguir algo muy parecido a lo que se podría hacer con esos ingredientes que “tienen prohibidos”.

Un ejemplo muy claro de ello es la tortilla de patatas sin huevo que os presenté el otros día, y como no, este paté de champiñones y nueces. Una auténtica delicia… El aspecto se asemeja muchísimo a un paté “convencional” pero el sabor de la chalota con los champiñones asados, las nueces… es increíble.

Vuelvo a repetir que no me voy a hacer vegetariano o vegano, pero me apetece muchísimo adentrarme en su cocina. Espero que no os importe… Iré alternando recetas con carne y pescado con otras vegetarianas. Viva la riqueza gastronómica!

 

Ingredientes

500 gr de champiñones

3 chalotas

2 ajos

80 gr de nueces

Pimienta

Sal y Aceite de oliva

 

Preparación:

1 – Picamos las chalotas y las sofreímos con los ajos picados en una sarten.

2 – Cortamos los champiñones en láminas y los agregamos al sofrito.

3 – Cuando los champiñones hayan cogido un color tostado, pasamos todo a la batidora y lo picamos junto a las nueces tostadas, aceite de oliva, sal y pimienta.

4 – Podemos acompañar con rebanadas de pan tostado.

Espero que os guste.


TORTILLA DE PATATAS VEGANA (SIN HUEVO)

Hace unas semanas leí un libro sobre cocina natural. En ese libro te habla de la importancia de comer alimentos que produzca la naturaleza, o sea que te anima a comezar una dieta vegetariana. He de reconocer que leyendo ese libro te paras a pensar en si la alimentación que llevamos es sana o más bien la alimentación que nos han impuesto. Por esa razón, admiro a las personas vegetarianas y/o veganas por seguir una dieta equilibrada acorde con sus creencias.

Y no, no me voy a hacer vegetariano, lo que si os digo es que voy a limitar un poco mis ingestas de carne y pescado. Al menos durante un tiempo.  Con lo que a partir de ahora voy a incorporar a mi recetario bastantes recetas vegetarianas y/o veganas sin dejar de lado las demás recetas.

Pues bien, el fin de semana pasado, coincidí con una persona que es vegana (no come nada que sea de origen animal, incluidos los huevos) y me comentaba que su mujer hacía una tortilla de patatas con harina de garbanzos y leche de soja. Así que me puse manos a la obra, y aquí tenéis el resultado.

Una tortilla que en aspecto es identica a la tortilla de patatas que todos conocemos, y con un sabor muy pero que muy parecido en el que predominan el sabor de la patata y en este caso la cebolla. Una muy buena solución tanto para los veganos como para gente que sea alérgica a los huevos.

Sinceramente, me ha encantado este receta. No será la ultima vez que la prepare…os lo aseguro.

 

 

Ingredientes

3 – 4 patatas medianas

1/2 cebolla

4 cucharadas de harina de garbanzo

1 vaso de leche de soja

1/2 cucharadita de cúrcuma

Sal y Aceite de oliva

 

Preparación:

1 – Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en láminas finas.

2 – Pochamos las patatas en abundante aceite de oliva.

3 – Picamos la cebolla muy fina y la añadimos a la sartén.

4 – Mezclamos la harina de garbanzos con la leche de soja y la cúrcuma.

5 – Una vez estén las patatas y la cebolla bien pochadas, escurrimos el aceite y añadimos a la mezcla.

6 – Vertemos en una sartén antiadherente con un poco de aceite. Tapamos y dejamos cocinar diez minutos a fuego medio-bajo.

7 – Damos la vuelta a la tortilla y dejamos cocinar otros diez minutos.

Espero que os guste.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...