TEMPURA DE BERENJENA CON SALSA DE YOGUR A LA MENTA

Otra de mis aficiones a parte de la cocina, el cine… es la lectura. Me encanta engancharme a algún libro y perderte en su historia y creerte parte de ella, pero lo que mas me gusta es cuando en los libros se habla de alguna comida o alguna receta en especial. Entonces paro de leer, cojo un papel y apunto esa receta o plato que come o prepara algún personaje del libro. Qué duda cabe que al final la acabo haciendo…

Este plato es uno de esos platos que aparece en un libro que me estoy leyendo actualmente, y que de momento os recomiendo a todos. El libro es “Y las montañas hablaron” de Khaled Hosseini (autor entre otros de Cometas en el cielo). En el libro, las mujeres de la familia preparan unas berenjenas fritas con yogur y menta para una boda, así que se me ocurrió hacer estos palitos de berenjena en tempura, y hacer una salsita con el yogur y la menta. Seguramente no tendrá nada que ver con la receta que aparece en el libro, pero el resultado es fabuloso.

Os animo a preparar estos deliciosos palitos de berenjena y a leeros el libro, que aunque aún no lo he terminado, tiene muy buena pinta.

Ingredientes

1 berenjena

100 gr de harina de tempura

Agua muy fría

1 yogur griego natural

1 manojo de menta fresca

 

Preparación:

1 – Mezclamos la harina de tempura con el agua, introduciéndola poco a poco hasta obtener la textura deseada. (ni muy liquida ni muy espesa)

2 –Cortamos la berenjena en bastones no muy grandes. Pasamos por la masa de tempura y freímos en aceite de oliva hasta que estén bien dorados.

3 – Picamos la menta y la mezclamos con el yogur y un poco de zumo de limón.

 

Espero que os guste.


PATE DE CHAMPIÑONES Y NUECES

Hoy os traigo otra receta vegana/vegetariana. En contra de lo que mucha gente piensa o cree, las personas que practican el vegeterianismo o el veganismo no están tan limitados.

Es verdad que los veganos lo están un poco más, ya que un huevo te arregla una cena… pero la cuestión es que me estoy dando cuenta que simplemente cambian los ingredientes para conseguir algo muy parecido a lo que se podría hacer con esos ingredientes que “tienen prohibidos”.

Un ejemplo muy claro de ello es la tortilla de patatas sin huevo que os presenté el otros día, y como no, este paté de champiñones y nueces. Una auténtica delicia… El aspecto se asemeja muchísimo a un paté “convencional” pero el sabor de la chalota con los champiñones asados, las nueces… es increíble.

Vuelvo a repetir que no me voy a hacer vegetariano o vegano, pero me apetece muchísimo adentrarme en su cocina. Espero que no os importe… Iré alternando recetas con carne y pescado con otras vegetarianas. Viva la riqueza gastronómica!

 

Ingredientes

500 gr de champiñones

3 chalotas

2 ajos

80 gr de nueces

Pimienta

Sal y Aceite de oliva

 

Preparación:

1 – Picamos las chalotas y las sofreímos con los ajos picados en una sarten.

2 – Cortamos los champiñones en láminas y los agregamos al sofrito.

3 – Cuando los champiñones hayan cogido un color tostado, pasamos todo a la batidora y lo picamos junto a las nueces tostadas, aceite de oliva, sal y pimienta.

4 – Podemos acompañar con rebanadas de pan tostado.

Espero que os guste.


GUACAMOLE CON REQUESÓN Y GRANADA

Hoy os traigo una receta que vi hace tiempo en un libro, y desde entoces he querido preparala. Es un aperitivo fantástico que viene súper bien para estas fechas a las que nos aproximamos, ya que lo puedes tener todo preparado y montarlo en un momento.

Esta receta la he unido al que yo llamo el reto Degustabox. No sabéis lo que es?

Una vez te suscribes a Degustabox, cada mes te mandan una caja con de 8 a 12 productos de alimentación diferentes. Nuevos, especiales o curiosos.  Lo que más me gusta, es que al no saber los productos que recibirás, es toda una sorpresa y un reto. Conseguir hacer una receta con alguno de los ingredientes. Me encanta.

Podéis suscribiros a Degustabox pinchando aquí, y además ahora te ofrecen un precio irresistible ya que solo por poner este código (nov999) obtendrás tus cajas Degustabox por 9,99 € gastos de envío incluidos.

También podéis seguirles por Facebook y Twitter.

De los productos que recibí este mes, utilicé las tartaletas y las palomitas de maíz que me vienen de lujo para acompañar esta receta.

Como podéis comprobar, el plato que uso es de pizarra. Me gustaría agradecer a Platos Pizarra (Sobradiel, Zaragoza) por haber querido colaborar conmigo y ofrecerme sus maravillosos productos. Tienen una gran variedad de platos de pizarra. Yo os iré mostrando sus productos en mis recetas, pero os invito a entrar en su web o en su facebook para ver el abanico de platos que fabrican.

Espero que os guste.

 

Ingredientes

3 Aguacates

2 Tomates

1 Cebolleta

1 Ajo

½ lima

1 guindilla

Cilantro

Requesón

Granada

Aceite de oliva

Sal

 

Tortillas de palomitas (unas 8 tortillas)

50 gr de polvo de palomitas

100 gr de harina

1 vaso de agua tibia

 

Preparación:

Guacamole

1 – Pelamos y cortamos el aguacate en cubos, y los machacamos con un tenedor.

2 – Añadimos la cebolleta, el tomate (sin piel ni pepitas), el ajo, la guindilla y el cilantro. Todo bien picado.  Incorporamos también el zumo de la lima , el aceite y la sal. Mezclamos bien todos los ingredientes.

 

Tortillas de palomitas

1 – Hacemos las palomitas como nos dice el fabricante, y una vez hechas las trituramos con la picadora hasta obtener una “harina” de palomitas.

2 – Mezclamos en un bol el polvo de palomitas con la harina y el agua. Amasamos bien y formamos bolas. Con el rodillo, las aplanamos en forma de tortilla

3 – Las tostamos en una sartén.

 

Montaje

Servimos el guacamole (en mi caso en unas tartaletas) y acompañamos de requesón y granada. Terminamos con unos trozos de tortilla de palomitas.

Espero que os guste.


CROQUETAS DE BACALAO

Hoy hace un mes que se nos fue para siempre mi abuela materna.

No hace ni un año, que hacíamos lo mismo con mi abuelo (su marido), y como todos pensábamos el uno sin él otro… no sabrían estar. Siempre fueron (o al menos así se les veía desde fuera) una pareja muy unida. No recuerdo que alguno de los dos hiciera algo sin contar con el otro, aunque eso si, mi abuela era más dependiente de mi abuelo que al revés. Y es que su mundo giraba en torno a él.  Ahora están los dos juntos, que es lo que ellos querían. Esto es muy complicado de explicar para un niño pequeño, pero si le preguntáis a mi hija de dos años donde están, con toda la dulzura del mundo te responde “pues descansando” como si estuvieran en su sillón mirando la tele.

Y que conste que no es lo que hubiera querido, pero en el fondo me alegro de que haya sido así, porque donde mejor puede estar es al lado de mi abuelo. Los dos juntos, como siempre los he conocido.

Estando en el entierro, pensaba en cómo habría sido su vida. Creo que han sido bastante felices. Está claro que ellos fueron “niños de guerra”, ya que les tocó vivir la guerra civil con 6 o 7 añitos y eso, quieras o no, tiene que afectar de alguna manera, pero creo que todo lo que vino después les compensó esa niñez. Y es que tuvieron tres hijos, los tres con sus carreras, sus buenos trabajos, sus buenas parejas y (aquí es donde entro yo) seis nietos que no han dado ningún tipo de guerra ni conflicto importante. Nos han visto crecer a todos y les hemos visto envejecer nosotros. Hay algo más bonito?

Mi abuela nunca fue una gran cocinera, aunque ella siempre decía que la culpa de eso la tenía mi abuelo, que por culpa de que él tenía que comer siempre sin sal y cuidando mucho su alimentación, se le había olvidado cocinar…pero vamos, que según decía ella “yo antes sabia guisar muy bien”.

De hecho, el primer recuerdo que tengo yo en una cocina, es en su antigua casa cuando yo era un crio. Recuerdo como si fuera ahora, que a mí no me dejaban entrar en la cocina, pero en una de esas veces en las que me colé, me dejaron probar lo que estaban haciendo. Torrijas!! Era la primera vez que las comía, y no os podéis imaginar que buenas que estaban!! Y me pusieron a mojar el pan en leche con algo más que no me dijeron o no recuerdo.

Una de los platos que preparaba algunas veces que íbamos a visitarlos, eran las coquetas de bacalao. No sé si es porque era un crio, o las probaba muy de vez en cuando, o que era, pero le salían de escándalo. De crio siempre le decía que hiciera muchas y las congelara, así cuando volviéramos a ir, siempre habría­.

En fin, que la receta de hoy no es sofisticada ni nada por el estilo. Ni siquiera sé cómo hacía ella esas croquetas, pero estas están bien ricas. Además están hechas a mano, para que queden de forma irregular como ella hacía.

Sólo decir que espero que os hayais encontrado por ahí arriba, y que sigáis queriéndoos tanto como siempre. Nosotros no nos olvidaremos de vosotros.

PD: Ahh, y una cosa que se me olvidaba! Una de las cosas que más pena me da, es que no les dirá a sus biznietos esa frase que creo que nos dijo a todos mis primos y a mí cuando no nos portábamos muy bien, o habíamos hecho alguna trastada. Nos miraba, y nos soltaba aquellos de… Yo a ti te domo!!!

Ingredientes

250 gr de bacalao desalado

2 dientes de ajo

1 cebolleta

100 gr de harina

1l de leche

Aceite de oliva

Sal

 

Para rebozar:

Harina

Huevo

Pan rallado

 

 

Preparación:

1 – Picar la cebolla y los ajos muy finos y ponerla a pochar en una sartén con un poco de aceite de oliva.

2 – Antes de que coja color, añadimos el bacalao desmigado. Cocinamos un poco.

3 – Añadimos la harina, rehogamos bien y vamos añadiendo la leche poco a poco. Trabajamos la masa durante unos 15 minutos. Rectificamos de sal. Hay que tener en cuenta que cuando se enfría, se endurece.

4 – Vertemos la mezcla en un recipiente, tapamos con papel film, procurando que toda la superficie esté en contacto con el papel, así nos aseguramos que no se forme costra. Dejamos enfriar.

5 – Una vez fría la masa, cortamos las porciones, le damos forma de croqueta y las pasamos por harina, huevo y pan rallado. Freímos en abundante aceite de oliva. Una vez fritas, las reservamos encima de papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Listo!!

Espero que os guste.


CALABAZA CRUJIENTE CON YOGURT

Hoy es el último día del mes, y eso tiene un significado… es el día del asaltablogs!!! Ya sabéis, ese día en el que unos cuantos bloggers de cocina (cada vez mas) le robamos una receta a un blog en concreto y la publicamos todos juntos el mismo día a la misma hora….

Este mes le ha tocado ser asaltada al blog Hoy cocina Vivi

Como hemos estado en agosto, he buscado una receta que fuera facilita (ya que estaba de vacaciones) y la verdad que el resultado es espectacular… El toque crujiente que tiene la calabaza con la mezcla y la salsita de yogurt, es muy recomendable.

Es uno de esos aperitivos, que se preparan en un momento y queda de lo más resultón… ya me contaréis!!

Ahh por cierto…que este mes el asalto lo podéis ver, ya que lo he hecho en video receta!!

No hay escapatoria!!!

 

Ingredientes :

275 gr de calabaza

20 gr de queso rallado

10 gr de pan rallado

Ralladura de un limón

2 cayenas

1 diente de ajo

1/2 cucharadita de “garam masala”

1 yogurt natural

Perejil picado

Aceite de oliva

Sal

 

Preparación:

1 – Mezclamos el queso rallado con el queso, el garam masala, el perejil picado, la cayena picada, la ralladaura de un limón y la sal. Removemos bien.

2 – Pelamos y cortamos la calabaza en las porciones que deseemos, en mi caso triángulos.

3 – Las extendemos sobre una fuente de horno con papel de hornear, las restregamos con el ajo y las pintamos con el aceite. Espolvoreamos la mezcla anterior por encima y horneamos unos 30 minutos a 180 grados.

4 – Una vez emplatado, añadimos la salsa de yogurt, que la habremos hecho mezclando un yogurt blanco con perejil y un poco de ralladura de limón.

Espero que os guste.


MORCILLA DE VERANO

Cuando un tío de mi mujer me llamó para decirme que me pasara por su casa para probar una cosa que había hecho, no me lo pensé dos veces. Al probarlo le dije que era morcilla sin más (al menos las morcillas tal y como se hacen en su pueblo), pero la sorpresa fue cuando me dijo lo que llevaba…

Me quedé alucinado, ya que realmente sabe a morcilla!!

Esta es una receta de esas que casi todo el mundo con el que he hablado la conoce y que yo no había escuchado en mi vida, así que si como yo no sabéis lo que es, probadlo…es una morcilla!!! Y lo mejor de todo es que solo son verduras…no lleva nada de lo que suele llevar una morcilla…

Más ventajas imposible!!

Ingredientes

3 cebollas

2 berenjenas

1 cucharadita de pimienta negra molida

1 cucharadita de canela molida

Sal

 

Preparación:

1 – Cortamos la cebolla en cubos pequeños, y la pochamos en una sartén con aceite y un poco de sal.

2 – Cuando empiece a transparentar la cebolla, añadimos la berenjena cortada de igual manera.

3 – Una vez está todo bien pochado, añadimos la pimienta, la canela y los piñones. Probamos de sal. Y listo!

 

Espero que os guste.

 


CHIPIRONES A LA PLANCHA

La receta que os traigo hoy, no es una receta en sí. Yo creo, o más bien creía que unos chipirones a la plancha, los podía hacer todo el mundo…ya que no tiene más complicación que ponerlos en una plancha a cocinar…  Pues no!!

Últimamente los he comido en varios sitios, y he de decir que no me han gustado en ninguno. Que si muy pasados, casi quemados, casi crudos, mal condimentados….en fin….

Por eso he decidido hacer esta receta para que si hay alguien que quiera invitarme algún día a comer o cenar, sepa cómo hacer unos buenos chipirones a la plancha… y con esto último no miro a nadie eh… jajaja

Espero que probéis este aderezo con los chipirones…quedan realmente buenos!!

Ingredientes (aperitivo para 4)

20 Chipirones

Perejil

1 diente de ajo

1 cucharadita de jengibre molido

1 tapón de brandy

Sal

Ralladura de limón

 

Preparación:

1 – Picamos el ajo y el perejil, y lo ponemos en el mortero con un poco de aceite. Machacamos un poco, y añadimos el jengibre, el brandy y removemos todo bien. Dejamos macerar un ratito mientras limpiamos y hacemos los chipirones.

2 – Para limpiar los chipirones, simplemente le quitamos las patas y el cartílago. Le dejamos la piel y lo limpiamos con agua debajo del grifo.

3 – Ponemos la plancha a tope (o la sartén). Cuando esté bien caliente, ponemos los chipirones de uno en uno. Cuando hayamos terminado de ponerlos todos, empezamos a darles la vuelta en el mismo orden.

4 –Añadimos un poco de la mezcla de perejil, ajo, jengibre.. por encima, dejamos unos segundos y los sacamos al plato. Allí acabamos de ponerle la mezcla por encima. Le ponemos un poco de ralladura de limón por encima y listo!

 

Espero que os guste.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...